La llave

Un objeto tan común como una llave, sea de un tamaño u otro, sea antigua o nueva, es un objeto fácilmente reconocible por todos y es igualmente fácil entender para qué sirve. Todos lo identificamos, pero si a ese enfoque funcional se le da un giro hacia un enfoque conceptual, simbólico, como se plantea en las obras de Arte Contemporáneo Conceptual o Idea Art, donde la conceptualización de la obra es más importante que el objeto o su representación tangible, entonces la propuesta cambia.

Este ha sido el proceso planteado, primero se les han enseñado llaves, las han observado, se les ha preguntado sobre su posible utilidad y funcionalidad, y tras ser analizadas, han creado sus propias llaves a partir de variados materiales de reciclaje. Tras este primer proceso constructivo y manipulativo, se ha dado un giro a la propuesta hacia un enfoque conceptual, donde las ideas acerca de la obra prevalecen sobre sus aspectos formales y sensibles. Es por ello, que se ha trabajado sobre las ideas, desde un plano más personal, el concepto de lo que esa llave que ha elegido puede significar. Sobre qué te gustaría encontrar tras abrir con esa llave, a dónde te puede llevar, qué puede esconder, qué cerrarías bajo llave o qué puede abrir. Sus ideas hechas bocetos sobre cartulinas conforman la composición de una pieza colectiva, una caja-baúl etérea, un contenedor de deseos y pensamientos.